Saltar cabecera y menú

Buscador del portal

La España vacía, más emprendedora que la España urbana

El emprendimiento rural pesa en nuestro país.

Con un 70% de los españoles viviendo en pueblos, es evidente que el emprendimiento rural tiene un gran peso en el cómputo del emprendimiento global de España. En realidad, el nivel de emprendimiento en la España rural y urbana es, en términos globales, muy similar. Así, según un informe de Global Entrepreneurship Monitor realizado para medir la capacidad emprendedora en regiones y países, el índice de población, en edades comprendidas entre 18 y 64 años, es del 29,8% en la España rural y del 26,1% en la urbana. Y ello teniendo en cuenta que el emprendedor rural se enfrenta a dificultades añadidas, que no suelen darse en el caso de los emprendimientos urbanos.

Por otra parte, según datos del Consejo Económico Social, en su informe El Medio Rural y su Vertebración Social y Territorial, la España rural pierde cinco habitantes cada hora que pasa. Y la España rural son 7.000 de los 8.000 municipios españoles, aquellos con menos de 5.000 habitantes. En total, en las poblaciones españolas de este tamaño viven unos ocho millones de personas y, entre ellos, está uno de cada cinco autónomos españoles, un 20% del total.

Según el presidente de la Red Española de Desarrollo Rural (REDR) cada vez quedan menos pueblos que vivan exclusivamente de la agricultura y de la ganadería. Aunque siguen siendo actividades importantes, el turismo rural es hoy el sector que crea más empleo y riqueza en el medio rural. Parece que otros campos de emprendimiento posibles para los pueblos sean los que tiene que ver con la atención al mayor, pero también otros oficios y emprendimientos como electricistas, fontaneros, cerrajeros, servicios de traducción para turistas y propietarios de establecimientos hosteleros, incluso otros relacionados con la biotecnología o el uso de drones en servicios de vigilancia de fincas rurales y ganaderas.